A continuación encontrará estrategias para planificar situaciones especiales relacionadas con los momentos en que come:

En cada estrategia escriba:

Este ejercicio le servirá para aprender nuevos recursos que le permitan manejar mejor las situaciones especiales.

ESTUDIO

Si voy a la casa de alguien, llevo colaciones y/o mi vianda teniendo en cuenta el tiempo que me quedaré allí.
Uso una alarma en el celular para recordar mi ingesta.
No dejo bolsas abiertas de productos tentadores sobre el escritorio mientras estudio.
Tengo a mano caramelos ácidos, chicles.
Evito, cuando es posible, reunirme a estudiar en locales de comida rápida o en drugstores, restaurantes o bares.

TRABAJO

Si hay un día a la semana en que se suelen comer alimentos altos en calorías (facturas, masas, tortas), me reservo para entonces el gusto o tengo a mano alguna colación dulce.
Planifico mis colaciones y las llevo desde casa: barritas light, frutas, caldos y sopas light.
Planifico mi almuerzo y en lo posible llevo la vianda desde casa.
Si la porción es grande, comparto la porción con un compañero.
Averiguo las posibilidades de delivery con opciones de comida light.
Si hay comedor, consulto las opciones de menú y busco ajustarlas a mis necesidades.
Tengo una alarma programada en la computadora o el celular para recordar mis horarios de comidas.
Como en otros espacios, en la mesa de la cocina o el comedor y no frente a la máquina.
Evito tener alimentos cerca.

TRASLADOS

Llevo barritas, tostadas individuales, turrón, una fruta, frutas secas o pasas de uva.
Llevo o compro bebidas light.
Pongo en práctica los recursos que leí en «Calle» (ver artículo «Cómo planificar los espacios»)

VACACIONES Y VIAJES

Pienso cuál es mi objetivo: seguir adelgazando o mantenerme.
En base a eso, planifico mis recursos.
Cuando organizo mi viaje…
Pienso cuánto durará para ver cuántas comidas haré.
Decido si es conveniente llevar una vianda.
Programo la hora de llegada.
Planifico si comeré afuera, cocinaré o tengo servicio de comida incluido para evaluar cuáles son las estrategias que necesito poner en práctica.
Controlo mi peso en una balanza del lugar al que viajo y hago la Curva de Peso.
Completo mi Registro de comidas y movimiento a diario.

FIESTAS Y SALIDAS

Realizo todas las comidas durante todo el día.
Planifico qué voy a comer.
No pretendo «no probar bocado» o «no beber una gota». En lugar de eso, disfruto con moderación y sobriedad.
Reservo mi gusto semanal para esta ocasión.
Recurro a las bebidas sugeridas en el programa.
Mantengo el vaso lleno de soda o gaseosa light.
Evito tomar alcohol con el estómago vacío.
Converso lejos de la mesa o bailo.
Si tengo confianza con el anfitrión, lo llamo para preguntarle qué se servirá de comer.
Me ofrezco a llevar algo para contar con una opción bajas calorías.
Me ofrezco para servir, de forma de poder controlar mejor mi porción.
Si sirve otra persona, le pido una porción chica o comparto.
Lleno el plato con ensalada u otros vegetales y como pequeñas cantidades de las preparaciones más calóricas.

COMPAÑÍA

Trabajo la «Carta a los que me quieren» (ver artículo)
Si como con mi pareja, acepto sus sugerencias cuando necesito ayuda.
Si invito amigos a casa…
Aprovecho para poner en práctica el ingenio y cocinar menúes nutritivos, sabrosos y light.
Preparo tragos sin alcohol (con jugos, gaseosas light y amargos light).
Sirvo bebidas alcohólicas espaciadamente.
Si preparo una picada…
Planifico la compra con anticipación.
Incluyo alimentos poco calóricos como vegetales, frutas, pochoclo salado sin manteca, rebanadas de pan negro y queso magro, tomatitos cherry, huevitos de codorniz o claras de huevo con salsa de queso blanco con ketchup o mostaza, palmitos, champiñones con ajo, perejil y limón, pickles, pepinitos en vinagre. Bastoncitos de zanahoria / apio.

Adaptarse a la realidad para controlar los impulsos hacia la comida y saber cuándo no, cuándo sí y cuándo «de vez en cuando» es útil, posible y necesario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.