En el camino hacia el descenso de peso es posible enfrentarse a distintas situaciones de riesgo. En términos de alimentación, esta expresión se utiliza para denominar cualquier circunstancia o evento que amenace o pueda provocar una sensación de descontrol y aumente el peligro de comer de más. Por ejemplo:

Estas situaciones se convierten en riesgosas y se manifiestan a través de distintos grados de desviaciones del plan. Aunque en ocasiones algunas pasan inadvertidas, por lo general la persona con problemas de peso no abandona su tratamiento de un día para el otro sino que pasa por eventos que progresivamente lo alejan de su objetivo de conquistar un peso saludable.

Por otra parte, y a pesar de que a muchos les disguste o les cueste aceptarlo, en este camino hacia la pérdida de peso, estos episodios son casi inevitables porque todos pasamos por etapas de euforia, logros y momentos de ansiedad o tristeza que tratamos de resolver comiendo.

El principal problema no radica en que ocurran sino en la reacción que se tiene después de que suceden. Por eso es importante aprender algunas definiciones para reconocer lo que le está pasando para mantener el control.

A medida que se adelgaza, o una vez logrado el peso, es necesario desarrollar habilidades para manejar las situaciones de riesgo y prevenir el reengorde.

Se llama…Frente a esto usted puede…
*Gusto: Algo que desea comer en forma planificada. Está incluido en el plan. No hacerlo puede ser señal de peligro porque la restricción suele comenzar la cadena de descontrol.*Planificar qué quiere comer, en qué cantidad y con quién lo hará. Luego evaluar la acción con la evolución de su peso. El objetivo es aprender a disfrutar de lo que le gusta con sobriedad.
*Recreo o desliz: Una comida no planificada.

*Lapso: Un día fuera del plan.
*Volver a retomar el plan en la siguiente ingesta.

*Planificar para el siguiente evento.
*Tropezón: Un fin de semana lejos del plan. Sigue con el tratamiento.*Pedir ayuda a su profesional tratante, al grupo y al entorno.

*Revisar el plan. Si es muy rígido, pedir un cambio.
*Puerta giratoria: Sucesión de subidas y vueltas cortas al tratamiento. Se resiente el vínculo con el programa.

*Caída: Generalmente el descontrol se extiende por una o dos semanas.
*Frente al desánimo buscar contención.

*Identificar las situaciones de riesgo y el comer emocional.

*Plantear la situación en la consulta profesional o al grupo, para generar nuevas estrategias.
*Recaída: Abandono del tratamiento. Vuelta a anteriores actitudes, hábitos, relación con la comida o con el cuerpo.

*Reengorde: Ocurre cuando se deja el plan. Suele volver el peso previo.

*Rebote: Aumento de peso posterior a un descenso generalmente inapropiado. Suele volverse a un peso superior al del comienzo del tratamiento.
*Reconocer que el principal problema no radica en que estas situaciones se produzcan sino en ver qué acciones se pondrán en marcha.

*Elegir si esta experiencia lo conduce a la auto-condena o la aprovecha como un aprendizaje con la ayuda del profesional o del grupo.

Frente a las desviaciones, además de consultar con el grupo o el profesional es efectivo realizar un detallado registro de comidas, replantear los objetivos de alimentación y actividad física, recurrir a las aplicaciones móviles para pedir ayuda y mantenerse activo, usar el espejo, las fotos, la evolución del peso, la balanza y renovar su compromiso.

La prevención del reengorde consiste en:

Algunas situaciones que pueden provocarlo, son:

PARA TRABAJAR

El relato de reengordes pasados puede ayudarlo a visualizar una historia vivida que no quiere repetir. Con los ojos cerrados, recuerde las situaciones que lo llevaron a reengordar en aquel momento. Realice un relato lo más detallado posible de cómo se desencadenó el reengorde. Reproduzca la situación en el grupo o con el profesional y juntos reflexionen:

Situación de riesgoEstrategia de prevención
1-
2-
3-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.