Ocasionalmente podemos sentirnos tristes o melancólicos de vez en cuando, por ejemplo, al recibir una mala noticia, tener una discusión, perder el empleo, en un día gris o incluso sin que haya ninguna razón aparente. Sin embargo, cuando las circunstancias cambian, los sentimientos de tristeza desaparecen.

En la depresión es diferente: los sentimientos de tristeza no desaparecen sólo porque uno quiera. Por el contrario, el ánimo se encuentra deprimido por un lapso sostenido de tiempo. Por eso la depresión interfiere con la vida diaria y el desempeño normal, y causa dolor a quien la padece y a los seres queridos que acompañan.

SÍNTOMAS:

CÓMO ENFRENTAR LA DEPRESIÓN:

La depresión es un problema médico como el asma o la diabetes, no es una debilidad o un rasgo de personalidad. Desarrollar patrones de comportamiento más saludables, apuntando a que cada día aporte actividades placenteras o importantes que generen sentido de propósito, ayuda a vivir una vida libre de depresión.

¿Y LA ANSIEDAD?

La ansiedad es un estado emocional en el que las personas se sienten inquietas, angustiadas o temerosas. Las personas afectadas suelen experimentar temor frente a situaciones que no pueden controlar o predecir, o en situaciones que parecen amenazantes o peligrosas.

SÍNTOMAS:

CÓMO CONTROLAR LA ANSIEDAD:

Extraído de “Pasaporte para Vivir Mejor” Prof. Dr. Alberto Cormillot, edición 16 corregida y actualizada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.